Jaime Droguett Figueroa

Terapia Gestalt - Terapia Sistémica - Mediación



TERAPIA GESTALT

Terapia individual

Proceso que inicia una persona para enfrentar o solucionar un problema o conflicto personal, ya sea a nivel interno o relacional. También se puede iniciar como un camino de autoconocimiento y de crecimiento personal, profundizando el contacto con la parte más auténtica de la persona. 

Este proceso lo realiza en compañía de su terapeuta, que le acompaña de forma cercana y facilitando la toma de consciencia.

Grupos de crecimiento

Son procesos terapéuticos que se viven dentro de un grupo determinado. La riqueza del grupo está en el hecho que permite que afloren con mayor claridad nuestros patrones de comportamiento o las diferentes formas de actuar que tenemos. Esto facilita la exploración de nuevas formas, más auténticas y sanas, de ser nosotros mismos.

Un grupo es un espacio cerrado y confidencial, de entrega y de confianza mútua.


¿Qué es la Terapia Gestalt?

Pertenece a las escuelas de psicoterapia de la tercera vía, es decir, de las escuelas de psicología humanista. Lo que la diferencia de las escuelas anteriores, es que la Gestalt se basa en una visión holística e integradora del ser humano, considerando al ser en su totalidad: cuerpo, mente, emoción y energía, siempre en relación con su entorno.

Fritz Perls, su creador, la define como la terapia del contacto y la retirada y dice que su objetivo es "desarrollar el proceso de madurez y el potencial humano y reparar los fallos de la personalidad para restituir al individuo su totalidad"

EL PROCESO GESTÁLTICO 

Se trata de un proceso terapéutico o de crecimiento personal, donde la persona acompañada de su terapeuta, avanza en su camino interior, profundizando el autoconocimiento y el autoapoyo. Se trabaja desde el presente, el aquí y ahora, procurando la toma de consciencia y bajo el principio de responsabilidad.



El juego de la figura y fondo nos permite darnos cuenta de que el todo, es más que la suma de las partes. Es decir, en esta imágen puedes ver dos o más cosas diferentes y su totalidad, siempre es más de lo que se nos hace figura. De la misma forma, el proceso terapéutico permite que ante tus ojos, se hagan figura aspectos que antes no veías y que ahora reconoces.

Con esta visión ampliada, la comprensión de la experiencia es mayor y las posibilidades de intervenir en ella se multiplican.